jueves, 13 de diciembre de 2007

Las correcciones con el maquillaje

El rostro es el protagonista de las inquietudes del visajista por hallarle soluciones o aumentar su belleza. Es el área más reconocible del ser humano, que pone de manifiesto a simple vista, según sus rasgos, el propio carácter.

Hay rostros que denotan espontaneidad, franqueza o por el contrario suspicacia, falta de alegría, etc.

Nada es constante en la belleza, y en esa necesidad de cambio reside uno de los encantos del arte del visajismo, en darle al rostro un aire de actualidad, aunque respetando siempre las exigencias de la propia personalidad, pues no se debe olvidar que en algunas ocasiones, ciertas anomalías faciales que a simple vista podrían parecernos pequeños defectos, pueden no serlo puesto que estos muchas veces son los protagonistas del detalle que acentúa la personalidad.

Design konnio.com