viernes, 14 de diciembre de 2007

Cómo maquillarse la mujer de color

Utilizar siempre cosméticos para pieles negras. La piel de la persona de color es muy espesa y grasa, por lo que prácticamente no se deshidrata. El mayor problema que tienen estas pieles es la pigmentación, presentándose estos pigmentos en diversos tonos: castaño-gris, cobre, marrón, castaño-azul, anaranjado, café con leche, etc.

La base hidratante no es siempre necesaria, aunque si suele serlo una base correctora; para un piel azulada o gris se usará una base naranja y para una piel cobriza o caoba una base verde que le dará un poco de palidez al rostro.

Aplicar maquillaje fluido si no hay carencia de pigmentación.

Pan stick si las pieles están pigmentadas por zonas.

El color en ambos casos debe ser un tono más claro que la piel.

Polvos sueltos del mismo color que el maquillaje pero algo más claro.

Las sombras de párpados deben ser satinadas y nacaradas, muy marcadas ya que pierden su intensidad al aplicarlas y sobre todo 20 minutos después.

Combinación de colores

Piel Sombras

Café con leche Tila, bronce, castaño.

Cobriza Azul-añil, azul marino.

Marrón Malva, fucsia, añil.

Azulada Naranja, granate, negro.

Grisácea Naranja, cobre, negro.

Ponemos un toque de luz en el arco ciliar con una sombra clara (nunca blanco) en armonía con las sombras.

Línea de ojos con eye liner negro, azul, granate, verde oscuro, etc.

El lápiz interior de ojos no suele favorecer ni claro ni oscuro.

Máscara de pestañas abundante o pestañas postizas.

Es muy importante resaltar las cejas.

Colorete en la parte alta del pómulo que sea muy subido.

Labios perfilados sin llegar al borde. Si son demasiado gruesos afinarlos trazando el contorno con un lápiz castaño. Poner rojos muy pigmentados pero nunca nacarados.

Design konnio.com